martes, octubre 21, 2008

RELATIVAS NUEVAS

La recuperación de la normalidad está llevando algunos altibajos. Hasta que la medicación haga efecto completo, falta aún un tiempo. Desde luego, no he vuelto a estar ni remotamente tan mal como en el pasado, pero me desespero un poco en esta espera de la normalidad drogada. Quiero que solo me afecten las cosas importantes, y que nada me devuelba a la visceralidad, porque es una mierda. Quiero ser racional y que las gilipolleces no me amarguen el día. Es, básicamente, agotador que las emociones te lleven cual barco de papel en ciclón en altamar. Y odio estar tan plof que la energía me falle para todo.

La natación, bien gracias. Me sienta divinamente. Noto los músculos reafirmarse, la grasa largarse con viento fresco... y mi bolsillo resentirse porque se me está quedando buena parte de la ropa grande. En especial, los pantalones. ¿Alguien sabe donde comprar tirantes? Jejeje. Debo haber perdido ya talla y media. Hasta parte de la ropa recién comprada me va quedando ya más suelta. Me da igual: ya pediré en el metro si hace falta para comprar ropa nueva.

Mi gata, ese ser sinvergüenza, sibarita y nada aficionada a los achuchones, parece que va queriéndome un poco más. Ahora, cuando se pone romántica, no sólo se restriega y hace arrumacos a Gato: también me los hace a mí. Eso sí, lo de cogerla en brazos y achucharla, como que no le mola nada. Y sentarse a dormir en mi regazo, jamás de los jamases. Como mucho, en la cama conmigo, lo más cerca entre mis piernas. Pero estoy convencida de que eso lo hace más por impedirme moverme que como muestra de aceptación de mi humano ser, no digamos ya de cariño. Ganas tengo de que sea madre y le cambie el carácter, leñe; aunque eso tampoco parece que vaya a ocurrir: tiene ya casi diez meses y ni rastro de celo. Gato, de vez en cuando, la huele a ver si la cosa mejora, e incluso hace amagos de tirársela, pero la otra se revuelve a jugar. ¿Será esteril?

Por lo general, sólo un día a la semana juego al WoW. Es más, a veces me tiro semanas sin poder hacerlo. A poco que salga un rato el finde, o que vaya a ver a mi madre, ya no me queda tiempo para jugar. ¡Con lo que me gusta! Lo confieso, me gusta mucho. Me resulta, casi siempre, relajante. Perfecto para desconectar. Y, gracias a la terapia, ahora soy capaz de hacer cosas como dedicarme a jugar a juegos de estos sin sentirme culpable por no estar haciendo nada productivo. ¡Ojalá pudiese jugar más! Pero los días, hasta donde sé, siguen teniendo sólo veinticuatro horas. ¡Qué putada!

En fin, al cole, que ya voy tarde.

Zirbêth.

2 Comments:

Blogger Urobros said...

Hola,

me alegra ver que va bien todo, más o menos :) Y en especial eso de que la natación hace efecto XD A mi también, aunque por ahora bajé de peso a mi peso normal (de 95 a 88-86 kg) o sea, con el que estoy agusto y me mantengo. Aunque sí que noto un poco más fuertes, sobre todo los brazos. El Taekwondo que comentaba, veré si en noviembre, pero aún no sé.

En cuanto al WoW (Viciosa...jejeje) a mi no me a llamado el juego. Y lo de las 24 horas, te comprendo terriblemente. ¡Terriblemente! Con lo guay que estaría un día de 36. Aunque te reconozco que creo que si de siempre tuviéramos un día de 36, entonces nos haría falta de 48, y asi sucesivamente... ¿O no?

Bueno, besitos que me estoy enrollando demasiado y tengo que hacer muchas cosas.

Bye

10:10 a. m.  
Blogger morgana said...

me alegro que las cosas mejoren!
a las gatas
todas son unas zorras
:P

11:28 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home