jueves, octubre 09, 2008

DECLARO OFICIALMENTE INAUGURADA ESTA PISCINA

A veces, uno no se da cuenta de lo mucho que algo le gusta, o de lo mucho que echaba de menos algo, hasta que supera la pereza y retorna a ello. Una vez das el paso y vuelves, es muy probable que ya no lo dejes de nuevo.

Cuando me vine a vivir a Madrid la primera vez, la absoluta precariedad económica, el desconocimiento y las enormes distancias hicieron que ni me plantease seguir nadando. Más adelante, la pereza y esas mismas distancias hacen presa en ti (¿o es "de ti"?) y dejas completamente atrás tu afición. Salvo en las piscinas en las que trabajé, y para ser sincera en casi ninguna, no había vuelto a nadar de verdad desde los veinticinco o veintiseis.

Cuando el miércoles pasado me metí en la piscina, sentí una alegría casi frenética. ¡Dioses, cuánto lo había echado de menos sin saberlo! Ya me lo dijo un amigo este verano, "eres medioanfibia", cuando me pasé las dos horas que estuvimos en la playa casi enteras metida en el agua (y eso que estaba con el pie vendado por el esguince).

Pensaba, cuando me apunté, que al principio estaría medio ahogada. Al entrar en la piscina, le pregunté a una monitora o socorrista (o ambas cosas) "¿cuál es el carril para los que llevan diez años sin nadar?". Así que yo fui la primera sorprendida cuando, al acabar la hora, sume largos y había hecho mil setecientos cincuenta metros. Salí eufórica, feliz, renovada, y con el mismo temblor en las rodillas que una adolescente enamorada (o una adulta después de una sesión intensiva de sexo, jejeje).

Me siento feliz y orgullosa. No sé lo que tardaré en volver a nadar con naturalidad y sin morirme los cuatro mil metros que acostumbraba, ni en recuperar de verdad la técnica que tenía (ninguna maravilla, pero mucho mejor que ahora mismo), pero de momento creo que voy bien. ¡Qué carajo, voy genial! El segundo día nadé dos mil quinientos metros, y ayer, tercer día, dos mil ochocientos. Estoy reventada, pero si la satisfacción se midiera, me saldría de la escala.

Siento mis músculos reaccionar. Siento como incluso con estos pocos días mi cuerpo ya va cambiando. Siento que la ropa me cae mejor, que mi piel se tensa, que algo de grasilla maloliente va desapareciendo...

En resumen, que espero no volver a dejarlo y que, la próxima vez que me vaya a comprar un bañador de competición, al mirarme al espejo me diga "¿quién es esa tía tan buena?". Jajajajaja.

Zirbêth, acuatica perdida.

6 Comments:

Blogger Urobros said...

Hola primita,

Me alegra mucho leer estas líneas. A mi me pasó algo parecido el año pasado cuando mis amigos me convencieron para ir a natación (aparte de .

Y es que el deporte es "GENIAL". Me estoy planteando retomar el Taekwondo nada más que para intentar sacarme el negro que me quedé a las puertas y me da una rabia...

En fin, "1,2,3 Splash"

Besos.

Bye

9:40 a. m.  
Blogger morgana said...

yo me hacía 5mil hace un par de años...tengo que volver a gim a ver si me haces de inspiración
FELICIDADES GUAPAAAA

11:33 a. m.  
Blogger Aldebarán said...

Me asombra cuanta distancia cubriste en tus primeras sesiones. Ya lo decíamos antes, sirenita en mejor forma.

ánimo

11:21 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Cómo diablos conseguís contar los largos? Yo nunca he conseguido mantener la cuenta más allá del catorce. ¿Hay un par de D10 como marcadores en algún lugar de la piscina y nadie me lo ha dicho?

ÐV

7:57 a. m.  
Blogger Eowyn Zirbêth said...

Urobros: di que sí, vuelve a hacer Taekwondo. En esta vida hay que aprovechar y hacer cuantas más cosas nos permitan ser feliz posibles.

Morgana: ¡¿5.000!? ¿En cuánto tiempo? Madre mía qué máquina...

Aldebarán: a veces tenéis vosotros más fe en mí que yo misma. ¡Muchas gracias por los ánimos!

DValk: es fácil. Me planteo hacer X largos, y empiezo a contar. Si pierdo la cuenta, retomo por la última cifra que recuerdo con certeza. De este modo, o llevas la cuenta, o acabas cansadísimo de repetir, y repetir, y repetir, jajaja. Bueno, además es que, no sé cómo, he logrado contra y pensar en mis cosas a la ves: voy pensando "am, sí, y tengo que comprar comida a los gatos..." a la vez que repito cada vez que saco la cabeza para respirar el nº del largo en el que estoy.

8:12 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estupendas noticias¡¡¡¡¡

Y ahora cuando este nadando tienes tambien que pensar en los maravillosos mensajes a los que nos tienes acostumbrados en este blog¡¡¡¡ XDDD

Felicidades y un fuerte beso¡¡¡


Snaga.

12:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home