lunes, agosto 25, 2008

INCOMPATIBILIDAD

Las vacaciones y la dieta son incompatibles. Al menos, mis vacaciones y la dieta son incompatibles. Si ya de por sí me gusta comer, en compañía de amigos me entusiasma. Así que os podéis imaginar dónde ha ido la dieta durante las últimas semanas. El efecto verano no ha tenido lugar, así que, mientras el año pasado perdí en las vacaciones como ocho kilos, estas debo haber cogido alguno de los que había conseguido adelgazar. Sobre todo, como he vuelto al maléfico vicio de la cocacola, tengo la tripa hinchada. ¡Qué desastre!

Pero que no cunda el pánico. Hoy mismo retomo la dieta. Desde el principio, además. Me he propuesto llegar a la partida de Noviembre con al menos 10 kilos menos. Ea. Qué ayer estuve sacando mi vestido de Éowyn y sé que no quepo dentro. No creo que para la feria medieval de Buitrago ya me esté bien, pero por intentarlo que no sea. Unos 5 kilos al mes, esa es mi meta. Así que, desde aquí, os ruego a todos que me ayudéis a no saltarme la dieta y animarme por el procedimiento de no ponerme nada apetitoso dulce delante de los ojos. Porfa, porfa, porfaaaaa.

Zirbêth, en plan buenos propósitos de después de las vacaciones (pero no voy a empezar ningún coleccionable, conste).

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Cinco kilos al mes son muchos, pero desde aquí te doy ánimo para que no cejes en tu empleño.

LUISFE

1:41 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

No te preocupes. Seguramente sólo perderé tanto el primer mes, y luego la cosa estará entre tres y cuatro kilos a la semana. Es que quiero volver a estar como la última vez que nos vimos, más o menos (vale, a lo mejor entonces estaba demasiado delgada...). A ver qué tal se me da...
Zirbêth.

5:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home