jueves, agosto 23, 2007

ME PUEDEN, ES QUE ME PUEDEN...

Hay en la vida cotidiana pequeñas cosas que una no soporta, no entiende, no puede con ellas. Seguro que a vosotros os pasa lo mismo. Ahí van algunas.

- Los pañuelos de tela: los mocos son una de los subproductos humanos más ajjjquerosos. Por eso, no puedo con esa costumbre humana tan habitual, sobre todo en los hombres mayores, de llevar sus mocos en un pedazo de tela en el bolsillo. Qué hace falta sonarse: pues bien, sacan el pañuelo, se suenan, contemplan su "obra", doblan cuidadosamente la tela para que los mocos... ¡¿para qué?!, y se lo guardan en el bolsillo. Puaaaajjjjj, me muero del asco sólo de escribirlo. Lo sé, lo sé: los pañuelos de papel contaminan, son un desperdicio y todo eso, pero si nadie va por ahí con un trozo de tela para limpiarse el culo por reciclar, ¿por qué sí lo hacen con los pañuelos de mocos? De verdad, no puedo con ello, no puedo, me supera.

- La gente que se para a hablar en medio de la mitad: vas por la calle, y te encuentras un grupillo de personas que bloquean el ancho de la acera mientras charlan más o menos animadamente; llegas a la tienda, o vas a salir de ella, pero un grupo de personas hablando está parada justo en la entrada bloqueando la puerta; vas caminando por la calle y unas personas van agrupadas, caminando en el mismo sentido o en el opuesto al tuyo, en línea y de charla, y te impiden el paso; vas a entrar o salir del portal de casa, pero un grupo de personas se ha reunido a parlotear, de pie o sentada, delante de la puerta, y obturan por completo el acceso. Todas estas personas, además, deben de ser ciegas, porque por más que tú les miras, aunque alguna esté de frente hacia ti, parecen no verte. Algunas, incluso, se diría que están sordas, porque les pides educadamente que te dejen pasar, y nada, como quien oye llover. No puedo con ellos, me saca de quicio. Van por la calle como si estuvieran en el salón de su casa, como si no hubiese nadie más allí. Y mientras, tú tratando de llegar al bus, teniendo que llegar al médico a una hora concreta, yendo cargada de la compra, con necesidad imperiosa de ir al baño... Lo dicho, me saca de mis casillas.

- Discotecas móviles: estás tranquilamente en casa, viendo una de tus series favoritas. Deben rondar las once de la noche, así que tu apoltrone televisivo tiene visos de convertirse en un dulce sueño. Entonces, escuchas subir por tu calle un coche. Sabes que es un coche porque, por debajo del chundachunda, lolaililailo o lo que toque, se intuye (más que escucharse) el runrun del motor de un vehículo. "Qué pase de largo, que pase de largo", rezas a esos inexistentes dioses de emergencia. Evidentemente, no pasan de largo. Es lo que tiene invocar fantasías. El coche, motor en marcha, se detiene justo bajo tu ventana, y el fin de tu modorra es definitivo cuando abren las puertas. Lo que hasta entonces era chundachunda o lolailolailo, pasa a ser un enfurecido CHUNDACHUNDA o LOLAILOLAILO, sólo interrumpido ocasionalmente por los bocinazos del vehículo para llamar a la Yoli o el Jonathan de turno, o los gritos estentóreos de sus ocupantes con el mismo fin. Mientras la persona llamada acude, se establece un ensordecedor diálogo entre los ocupantes del coche que, evidentemente, para entenderse por encima de la discoteca que llevan puesta han de recurrir a gritos tales que reventarían los controladores ambientales de decibelios contaminantes. Me enervan, me ponen de muy mala hostia. Si tuviese una manguera, ¡ay! si tuviese una manguera...

Zirbêth.

1 Comments:

Blogger Aldebarán said...

Dicen que en Japón (no me consta) es de mala educación limpiarse la nariz enfrente de otra persona. Si deseas hacerlo debes retirarte a un rincón para hacerlo.

En cuanto a las discotecas móviles, abundan esos cafres en este paisíto, encabezados por los microbuseros del transporte colectivo. Te recomiendo que nunca te subas a uno de esos transportes. Si lo haces por pura curiosidad antropológica, esta bien. De lo contrario, te servirá llevar unos buenos tapones para los oídos.

:-)

6:52 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home