martes, agosto 14, 2007

CUENTA ATRÁS

Estoy contenta. Tengo muchos motivos para estarlo, y el que la cuenta atrás de mi peso es uno de ellos. Después de haber llegado a pesar noventa y dos kilos este invierno, es muy reconfortante y satisfactorio pesar ya sólo setenta y nueve kilos. Son trece kilos menos, casi el total de lo que llegué a engordar. Cuando alcance los setenta y cinco, los efectos de la depresión y la medicación salvaje habrán desaparecido.

Pero espero seguir perdiendo peso. Hasta ahora no he hecho ninguna dieta especial. Simplemente, al quitar la medicación, dejé de retener líquidos y de sentir un hambre feroz de dulces. Lo primero que perdí debieron ser los líquidos acumulados (unos seis kilos), y luego ya seguí con la grasa. En verano, con el calor, la verdad es que como menos. La playa siempre me hace perder peso y ponerme más prieta. Si pudiese estar un mes entero, seguro que perdía al menos seis kilos. Pero como fui una semana, sólo fueron dos o tres.

Espero seguir así. Tal vez necesite ponerme a dieta más controlada cuando se vaya el calor, pero me gustaría mucho que, al llegar juego de tronos, la cifra del contador estuviese ya en los setenta y cinco.

Zirbêth, feliz.

1 Comments:

Blogger Rhiwen said...

Jo! que suerte. A mí la playa me engorda XD porque me da mucha hambre, y teniendo en cuenta que últimamente cuando voy a la playa es en Irún... XD donde no se come precisamente mal XD

3:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home