jueves, noviembre 09, 2006

EL MEJOR SISTEMA

De los trabajos que he tenido en los que me han cogido sin demora, creo que la clave del éxito ha sido el hacer la entrevista con el mismo ánimo de quien se va de tiendas: sin agobios, a disfrutar y a buscar lo que más te gusta y mejor te queda. Llegar con algo de tiempo para mirar "el escaparate", es decir, el edificio y los alrededores, incluyendo paradas de autobús y metro. Recuperar el aliento, retocar maquillaje si se lleva (en mi caso, casi nunca) y dejar de sudar (esto último casi siempre, porque una suda a la menor provocación). Como ha habido tiempo de relajarse y tomar el aire, pues entras relajada, aún con tiempo, y preguntas por la persona que te va a entrevistar. Sonrisa confiada, pero relajada de verdad, no fingidamente. La cosa, el truco, está en que no te importe un comino si te dan o no el puesto de trabajo. Tú vas a una entrevista no a que te seleccionen, sino a decidir si te interesa lo que te proponen o no. Si vas con esa idea en la cabeza, en vez de ansioso por que te escojan, creo sinceramente que las posibilidades de que te ofrezcan el puesto aumentan exponencialmente. Estás tranquilo, no estresado por el miedo a seguir en paro. Cualquier prueba o pregunta que te hagan te saldrá mejor si lo haces para ver si te gusta lo que te proponen, que si lo haces pensando en gustarles a ellos.

Así, yendo en plan "a ver de que va esto" y un poco con espíritu de "me da igual", las pruebas salen mejor que si vas pensando en hacerlo lo mejor posible, en quedar supermona y educada, etc. Además, vestirse o actuar de un modo distinto a como se es realmente puede llevar, a la larga, a equívocos e incumplimiento de espectativas. Y lo mismo ocurre respecto a aquello de inflar el curriculum. Hay que dejar bien claro tanto lo que se sabe como lo que no se sabe. Ya me pasó una vez que esperaron que supiese contabilidad, pese a que en mi curriculum no decía eso por ningún lado. Mejor dejar claros ciertos puntos que crear falsas espectativas.

Por lo tanto, a la entrevista de trabajo que he hecho hoy, he ido de lo más relajada. Si les gusto, bien, y si no también. Y, ante todo, que me gusten ellos. No ya tanto el trabajo, como el ambiente que se respira. Formalidad, distensión, respeto a la intimidad: me repatean esas empresas donde se empeñan por huevos en que desde el primer momento les consideres como de la familia y que haya que estar comiéndose los mocos, quedando para ir de copas, etc. Esas cosas no se fuerzan, leñe.

Y otro detalle muy importante: el periodo de prueba es tanto para que ellos te prueben a ti como para que tú les pruebes a ellos. Así que, si decides irte porque no te gusta el trabajo en algún aspecto importante, pues que se chinchen, vamos.

Pues bien, ahí andamos. A ver que me ofrecen, porque de aspecto y cercanía a casa está muy bien, pero habrá que ver que contrato ofrecen y para que puesto. En principio era para teleoperadora bilingüe en un call center, pero al ver ni nivel de inglés el jefe jefazo ha sicho que igual para secretaria de dirección o algo así. El horario no está mal, aunque yo preferiría un media jornada: de nueve a seis con una hora para comer, los viernes sólo hasta las tres y los findes libres. También el sueldo está por determinar, pues dependerá del puesto al que me asignen. Pero les he gustado mucho, vamos. Sobre todo al jefe, que no ha parado de alabar mi acento y pronunciación en inglés. Y es que, otra cosa no, pero hablar hablo por los codos, si me dejan.

¡Deseadme suerte!

Zirbêth.

4 Comments:

Anonymous Vicent said...

El ánimo ya veo que lo tienes, asi que suerte!

12:17 p. m.  
Blogger Erendis said...

muchísima suerte mi niña! veras como todo sale bien ;) a ver si te pangan lo que deben que si te pilla cerca y si logras que hay buen ambiente será estupendo....
besitos!

5:24 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Se nos puso Zen la niña. Suerte con la entrevista y que obtengas lo que quieres y necesitas.

6:34 p. m.  
Blogger Baya de Oro said...

merde, merde y merde ;D

9:46 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home