viernes, noviembre 03, 2006

UN PLANETA AZUL

De algún modo, está claro que empieza una nueva etapa de mi vida. Los cambios que están teniendo lugar directa o indirectamente en ella son como un cataclismo geológico.

Fallas que rompen y conmocionan las placas tectónicas de mis continentes. Las zonas de subducción se tragan y devuelven al núcleo incandescente territorios enteros. Surgen, creadoras y destrutoras a un tiempo, cordilleras e islas. Desaparecen bajo las aguas y la tierra los vestigios de las civilizaciones conocidas. En el horizonte se entremezclan auroras boreales, refulgir de llamas, cenizas y humo, amanecer y ocaso.

Es un proceso largo y doloroso.

En esta tierra convulsa, sin embargo, empiezan a brotar nuevas especies vegetales, y animales evolucionados se adaptan rápidamente al medio intensamente metamórfico. Pronto es aún para establecer verdaderos asentamientos, y aún deberán los reyes de la cadena evolutiva conformarse con la caza y la recolección.

Sin embargo, hay signos evidentes del desarrollo de un lenguaje nuevo y complejo, que va plasmando en su rudimentario estado de signos fónicos la clave de la individualidad: el control sobre el mundo que les rodea.

Este planeta convulsionado ha mudado su aspecto, pero aún más va a cambiar su esencia, su fondo.

Este planeta, mi planeta, es


UN PLANETA AZUL.


Zirbêth.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Pronto cambiaré el nombre en mi bitácora.

3:47 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home