domingo, octubre 24, 2004

LAS PEORES

Creo que las peores heridas son las que nosotros mismo nos inflingimos. Que esas heridas nos las hacemos muchas veces como resultado del miedo o la desesperación. Que ese miedo o desesperación suelen ser producidas por la pérdida del amor o su ausencia directa. Que perdonarnos a nostros mismo es más difícil, casi siempre, que perdonar a los demás. Porque, de algún modo, al no querernos lo suficiente no encontramos la fuerza para evitar hacernos daño y que buscamos en el amor ajeno la solución a nuestra falta de amor propio. Pero si no nos queremos nosotros, es muy difícil conseguir un amor sincero de los demás, porque de algún modo intuyen que tampoco a ellos les querremos de verdad. Que somos presas fáciles de la maldad ajena, de la manipulación personal y social cuando nos nos queremos. Que cuanto menos nos queremos más fácil es que nos hagamos daño a nodotros mismo y que luego nos cueste muchísimo perdonarnos.

Zirbêth

1 Comments:

Blogger maguncia said...

Por eso es fundamental que nos perdonemos a nosotras mismas. Victoria Abril concedió una entrevista a El País de hace unas cuatro semanas. Y ella decía que al cabo de los años había conseguido perdonarse a sí misma, que ahora se sentía libre.

Yo también me he perdonado por no ser la mujer 10. Soy la mujer 7'5. Pero contenta de serlo. Si no nos queremos a nostros/as mismas/as estamos en un mal asunto. Los demás lo intuyen y entran a saco. Nada de complejos de inferioridad. Un beso, maguncia

3:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home