viernes, agosto 06, 2004

OLVIDADO REY GUDÚ

Bueno, aún no lo he terminado (son como ochocientas páginas, creo), pero ya llevo unas trescientas y me voy haciendo una idea de qué es lo que no me gusta del libro. Gente que se lo leyó antes que yo me decía que estaba muy bien escrito, pero que había algo en él que no les acababa de convencer. Alguien me dijo que no estaba seguro, pero que creía que era porque los personajes no estaban tan profundamente trazados en su personalidad como les hubiese gustado. Otros, que saltaba por los acontecimientos de un modo un tanto brusco. Otros no sabían decirme exactamente qué era lo que les había dejado insatisfechos.

Es un libro sin esperanza, donde todos los caracteres tienen unos sentimientos y emociones bastante bajos y, cuando por fin aparece un personaje a quien identificar como héroe, o antihéroe, la ilusión se desvanece en pocas páginas, pues descubres con hastío que sigue el derrotero emocional de la derrota y cae en esas mismas bajezas que aquellos que le antecedieron.

Será que estoy pasando una racha (larga) de optimismo y energía positiva, porque echo a faltar personajes de esos que se enfrentan al destino y lo vencen. Y me choca en lo que esperaba (y ese debe haber sido mi error) un libro de fantasía épica.

Por lo demás, es muy entretenido y puede que precisamente en eso que no me gusta es donde radique su originalidad. Me gusta el uso del vocabulario de Matute, que siendo dinámico, incluye aquí y allá expresiones y palabras que no son vistos muy amenudo en otros libros. Tal vez yo ande un poco descolgada de la literatura española, pero en matería de fantasía épica, me parece que no hay mucho que no sean traducciones de otros idiomas, ¿me equivoco?

Y es que, pese a que ahora puedo leer en inglés con mucha soltura, aún no soy, ni creo nunca que llegue a serlo, capaz de apreciar esa lengua como la mía propia. Me encanta el castellano.

Zirbêth

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Estoy de acuerdo con lo que dices de Olvidado Rey Gudú. El lenguaje es muy bello e interesante pero no hay sustancia y promete lo que no da. Me recuerda una cosa que leí en una de esas novelas románticas tontas que publican en las revistas femeninas. Alguien estaba diciendo que le gustaba su novia porque no era atractiva a primera vista pero luego uno iba descubriendo sus encantos. Decía que era como los pasteles que son muy vistosos por fuera, con frutos y colores pero que por dentro sólo eran bizcocho. Y él prefería los que son más bien sencillos por fuera, porque dentro tienen uvas pasas, frutas escarchadas, cabello de angel, etc. Yo creo que esto es lo que pasa al libro, es muy vistoso pero dentro no hay gran cosa que te alimenta.

11:45 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home