martes, marzo 25, 2008

INTRODUCING DRUNNA



Ayer, al salir del trabajo, me fui a dar una vuelta por la zona de las tiendas de telas. Antes de llegar a ver ninguna, en un callejón, capté el inconfudible maullido de un bebé gatuno. En una caja de cartón, junto a un contenedor, encontre a esta cosita, llorando, temblorosa, asustada. Segundos más tardes, estaba en mi regazo, aún maullando llamando a su mami y temblando, camino del veterinario. Le hicieron la prueba de la leucemia (póbrecita, cinco veces la pincharon, y cómo lloraba), que dio negativo, y la desparasitaron. Mientras esperábamos su turno en el veterinario, se gano el corazón de todos los demás humanos que estaban allí con sus animales. Y es que en cuanto abandonó el ruido de la calle, empezó a jugar con mi pelo, a mirarme con su carita adorable, a querer oler todo y a todos. El veterinario dijo que no llega el mes y medio, y aunque come sólido, tiene aún ojitos azules de lactante.

A las nueve de la noche salí del veterinario y la metí en el bolso para llevarla a casa, pero no le hizo ninguna gracia, así que la saqué y me la puse en el pecho, con un brazo alrededor y una manita tapándola para que no pasase frío. Tras maullar dos o tres veces, se acomodó, me miro un par de veces y se durmió. Ya nada le daba miedo ni le molestaba. Caminé desde Atocha hasta Príncipe Pío, y sólo una vez, cuando una moto ruifosa pasó al lado, se despertó con un repullo.

En casa, todos se derritieron al verla. Bueno, todos menos Gato, que no para perseguirla y pegarle con la pata, bufando y haciendo ruidos amenazantes. Ella, por supuesto, pasa de él.



No sabemos si es por celos, porque no sabe lo que es, porque le da miedo, porque ella pasa de él, o por todo un poco. La cuestión es que el puñetero sabe abrir las puertas, así que anoche, después de tratar de encerralo y que su amo acabase lleno de heridas (porque aunque la gatita la he traído yo, Gato con quien se ha cabreado es con Dani, mi compi de piso y su amo), no me quedó más remedio que mover el mueble grande de la entrada y boquear con el la puerta de mi cuarto. Hasta las cinco de la mañana, Gato no se dio por vencido en sus intentos por abrir la puerta, mover el mueble, llorar pidiendo la entrada... Esperemos que se adapte pronto a la nueva inquilina. Seguro que en unas semanas duermen y juegan juntos, pero por el momento le dice de todo menos bonita. Eso sí, a Drunna le bufa, pero a su comida no le hace ascos. Anda que no es listo el puñetero.

Zirbêth, felinista realizada.

8 Comments:

Blogger Tanakil said...

¡Qué guapa! Y qué pequeñita. ¡Enhorabuena! Ya verás como dentro de poco se hacen amigos. Normalmente al entrar un enano en casa, lo llevan mejor. Eso sí, cuando Drunna crezca un poco más, cuidado con los embarazos... ¿O está castrado Gato?
Saludos,
Tanakil.

6:38 p. m.  
Blogger Aldebarán said...

Drunna: ¿qué significa?

En fin, que está igual de mona. Suerte con la bebé. Luego nos cuentas sus aventuras ¿si?

12:10 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me alegro mucho por ti, otro deseo realizado.



Un besazo. Snaga.

11:08 a. m.  
Blogger Eowyn Zirbêth said...

Tanakil: Pues la verdad es que no está castrado. Y yo quiero que, al menos, tenga una vez gatitos. Afortunadamente, tnego un sitio donde llevarlos que los venden a amos responsables. Después, seguramente yo la esterilizaré. Gato es de mi compi de piso, y es un gato que ni marca el terreno ni nada, así que castrarlo es decisión suya.

Aldebarán: Drunna no significa nada, que yo sepa. Es el nombre de uno de mis personajes de rol (una mujer gato de dos metros cazarrecompensas en el mundo de StarWars). El nombre es una variación del de un personaje de cómic de adultos llamado Druuna. Puedes buscarlo... y sonrojarte XD.

Snaga: Muchas graciaaaaas. Es una cosita preciosa, a ver si un día la conoces.

Besos a los tres.

11:46 a. m.  
Blogger Urobros said...

Hola,

sólo se me ocurre decir: "miauu", con carita linda... Aunque sin duda nunca llegaré a conseguir esa bonita expresión de faz.

En qué poco tiempo has conseguido el Gato soñado, me alegro, por las dos.

Un besazo.

11:52 p. m.  
Blogger Tanakil said...

Ya, si no me refería a que castraras al gato de tu compañero de piso, sino que tomaras medidas con tu gata porque cuando tenga el celo si no la cruzas sufre un montón. En fin, sólo es mi opinión, creo que es mejor castrar a los gatos para que no haya miles de gatitos huérfanos por el mundo. Ya hay demasiados esperando un hogar y lo peor es cuando se hacen grandes, porque aunque tengan 6 meses ya hay mucha gente que como no son chiquitines no los quieren.
Saludos,
Tanakil.

9:41 a. m.  
Blogger Soth said...

Dios, que cosita mas preciosa... me encanta!!!! cuando aprenda a hablar (decir miau en vez de miu) avisa! jajajajaja

Es una cosita preciosa, por dios...

12:03 p. m.  
Blogger Eowyn Zirbêth said...

Pues te diré, Soth, que la foto no le hace justicia ninguna. Es muchísimo más preciosa en persona. Bueno, en gata. Eso sí, de momento sólo dice mi o miu. Lo de miau, cuando vaya al cole.

9:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home