jueves, septiembre 27, 2007

OTRA TIRANÍA MÁS

Pedro quiere que sea discreta en el vestir y distante en el trato en el curro. Según él, como soy pechugona, alta, curvilínea, no debo vestir según que cosas, como camisetas escotadas o faldas relativamente cortas. Supongo que él me querría ver vestida de traje de chaqueta, elegante, sobria... La economía no da para esos dispendios. Visto con lo que ya tengo y, de vez en cuando, me compro algo. Al parecer, ser voluptuosa es algo que, como la gordura, hay que esconder. Vaya el personal a pensar que eres una pelandusca, o a interferir en el trabajo masculino llevándoles por el camino de la lascivia. Además, resulta que, dado que soy físicamente llamativa para los hombres, he de ser distante y fría, reprimir mi naturaleza abierta, directa y simpática, porque se puede malinterpretar. A lo mejor sólo trato de ser amable, y el de turno ya está pensando que quiero algo con él.

En resumen, he de disimular tanto mi aspecto como mi carácter para que la gente me tome en serio, no me encasille, no malpiense y no se agarre un calentón. Conste que Pedro no lo dice en plan "tú lo que tienes que hacer...", sino que por sus labios habla la voz de la experiencia y sólo trata de ayudarme a desenvolverme lo mejor posible y a evitarme disgustos.

Vaya mierda de sociedad en que vivimos. Si no eres perfecta según cánones absurdos, irreales e imposibles para casi todas las mujeres, mal te va a ir. Si lo eres, prepárate a ser cosificada. Si estás gorda, asume que te van a machacar desde la escuela. Si estás muy delgada, también, con el agravante de que ahora les dará por pensar que eres una enferma que no come. Esto raya el esclavismo. El machismo sigue a la orden del día y ser mujer está penado con las cadenas y bolas del que dirán.

Zirbêth.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Bueno, bueno...

Para empezar voy a aclarar que soy feminista convencido (y activo), pero la parte de que si eres "gordita" lo pasas mal desde el colegio te puedo asegurar (en mis propias carnes) que tambien nos pasa a los chicos.

Si eres gordito lo llevas claro, y si eres flacucho te llevas todas las collejas del mundo por que todos los demas "te pueden" asi que en ese caso no creo que sea machismo.

Cuando eres adulto la cosa tampoco mejora, si hay una mujer guapa trabajando contigo si eres demasiado amable hay cachondeo "por que estás metiendo fichas" si eres distante "eres un borde"... aunque la verdad es que creo que a vosotras se os etiqueta mas. Pero tambien teneis "mas recursos" y nos engañais, perdón, nos convenceis en un santiamén con una bonita sonrisa...

9:30 a. m.  
Blogger Eowyn Zirbêth said...

Todo lo que dices de vuestra propia tiranía, es también efecto del machismo. Yo hablaba de las mujeres porque es lo que soy. Pero, fíjate, dices algo que me enteramente la razón: os engañamos con una bonita sonrisa. Para no confundiros, deberíamos ser serías y no sonreir, porque enseguida os hacéis falsas expectativas. Me parece normal, una cuestión de supervivencia, que dadas las condiciones en que se nos obliga a convivir laboralmente, saquemos beneficio de esas imposiciones. También hay chicos delgaduchos a los que los otros chicos zarandean y dan de collejas que usan esa imagen de debilidad e injusticia para acercarse a las mujeres y ligar. Como ves, somos todos adaptativos... como debe ser.

9:35 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home