viernes, mayo 18, 2007

SAUNA-BUS

Lo último en tratamientos de adelgazamiento se llama Sauna-Bus. En un alarde tecnológico y pragmático, los tecnócratas han dado un paso más hacia la consecución del noble objetivo de sacarle al tiempo del consumidor el doble de provecho. Eso sí, sin consultarle al consumidor si quería sacarle más provecho a dicho tiempo.

Conscientes de las fechas que inexorablemente se acercan, de la pronta necesidad de quitarnos ropa de encima y mostrar nuestros cuerpos serranos (unos más que otros), y a la vez sabedores de que nuestros horarios ya no dan más de si, una conocida empresa de transportes ha decidido (más o menos) dotar a sus autobuses de un innovador sistema de sauna a bordo, gracias a la cual ahora, mientras uno enfila pesaroso el camino hacia el trabajo, las compras o esas latosas pero inevitables visitas familiares, disfruta el viajero de una sauna intensiva que le abre los poros, elimina líquidos y deja el cuerpo completamente relajado, alejando de nuestras mentes también posibles pensamientos amargos sobre lo duro de la jornada a afrontar (a esas temperaturas pocas neuronas funcionan, y las que lo hacen claman con desesperación que las saquen de ese infierno).

El sistema, además, es ecológico y económico, pues se basa en el simple principio de no poner el aire acondicionado. De este modo, no se emiten desde el autobus esas emanaciones de temperaturas tan altas que contribuyen al calentamiento global, a la par que el vehículo ahorra en energía y combustible. Mientras tanto, los viajeros, sin tener que desplazarse hasta un gimnasio o solarium, pueden perder esos kilitos de más que tan duro resulta eliminar tras esos alimenticios meses de invierno, aprovechando al máximo esos minutos de inactividad impuestos por la necesidad de trasladarse en el espacio.

Como veis, amigos, son todo ventajas. Porque, además, el precio del billete no ha subido, aunque, eso sí, esta promoción sólo se mantiene durante los meses estivales, salvo contadas y especiales ocasiones. ¡Habéis visto alguna oferta mejor en vuestra vida! Ya sabéis, no desaprovechéis la oportunidad y haced uso y disfrute del Sauna-Bus.

Zirbêth, involuntaria usuaria del servicio, espectadora de una vomitona y una lipotimia, y que bajó del autobús completamente empapada en sudor, justo lo que una deseaba para ir al médico.

2 Comments:

Anonymous Saulot said...

Jajaja! Cuando empecé a leer el comentario pensé "Joder, pero si la sauna ya la lleva incorporada a veces el metro", y luego cuando he seguido leyendo, lo que me pude partir la caja.
Pero QUÉ bueno xDxDxD

12:49 a. m.  
Blogger Eowyn Zirbêth said...

Salout: me alegra que te haya hecho reir. Dudaba entre un post gamberro o poner una demanda a la empresa...

9:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home