viernes, mayo 04, 2007

LO SÉ

Me he dado una vuelta por tres o cuatro blogs, a ver qué se contaba la gente desconocida. Son blogs de personas que dejan comentarios en uno de mis enlaces. Me ha recordado aquellos tiempos en que descubrí la blogosfera y me iba de ciberexcursión a menudo, siempre descubriendo aquí y allá blogs entretenidos, interesantes, divertidos,

Me ha servido para ser más consciente aún de lo abandonado que tengo mi blog. Ya no hago reflexiones casi nunca, no escribo sobre mis aventuras (será porque no las tengo, y las que tengo no puedo/debo contarlas), no pongo ni citas, últimamente. No sé, a veces pienso que el blog ya no tiene razón de ser. Pero en otros momentos pienso que es cosa de la vida, que viene y va, y que igual que hubo meses en el pasado en que no paraba de escribir y hacía post de las más insignificantes anécdotas, ahora toca racha de poco escribir.

No me siento mal, no se trata de eso. Creo que el tiempo del dolor está acabado o llegando a su fin. Es simplemente que no me apetece escribir. Que tengo la sensación de haberlo contado todo ya. Cualquier reflexión sobre cualquier tema me parece ya hecha, ya pensada, y ya escrita. Y no es que no quiera continuar con Herussa, o con Segunda Piel... es que no me apetece escribir. ¿Qué le voy a hacer?

Podría obligarme. Sé que, si me siento y me pongo, escribiré. Pero, siguiendo la doctrina del poder curador del placer, la verdad, escribir por escribir, sin encontrarle el gustito, pues tampoco es solución. O a lo mejor todo se reduce a eso que no acabé de escribir ayer: Pereza y deseo.

Me apetece vivir hacia fuera, y escribir es vivir hacia dentro. Llevo demasiado tiempo aquí dentro, y necesito salir. Salir de mi misma y meterme en el mundo. Zambullirme en él. Tal vez entonces me vuelva a apetecer escribir, y cada pequeña anécdota me parezca el tema perfecto para un post.

Así que, lo sé. Mi blog está aburridísimo últimamente. Necesito vivir. Sólo así escribiré. Estoy seca.

Zirbêth.

1 Comments:

Anonymous Vicent said...

Es ley de vida blogera, y la mayoría acaba muriendo de desidia, por eso yo, que soy tremendamente vago, jamás me propuse seriamente abrir un blog.

Sin embargo si he detectado una cosa curiosa como preludio al abandono de un blog, el primer sintoma de querer dejarlo es aquel que se caracteriza por empezar a escribir mas por tus "comentaristas" que por tu propia necesidad de hacerlo.

Si llegas a ese extremo te daré un consejo que no has pedido, haz un mutis honorable y ni siquiera te despidas, sin duda es la salida mas digna.

Un beso.

10:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home