sábado, diciembre 18, 2004

DESCUBRIMIENTO

Me he dado cuenta de que, cada vez más, pienso como si estuviera escribiendo. Ese notar se hace más diáfano cuando no puedo escribir, como estos días sin ordenador (algo más de veinticuatro horas, pero semanas para mis dedos). Yo no pienso las cosas, las cuento. Me las cuento mentalmente. Aunque imagino que sólo me pasa con cierto tipo de pesnamientos, los generales y los más profundos. Los del día a día, seguramente, están tan automatizados que no necesito relatármelos. Son, sin más.

De todos modos, me encuentro fatal y no consigo escribir más de dos líneas sin moquear salvajemente y me lloran los ojos. Eru, que cruz.

Zirbêth

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Pensar como si escribiesemos...

¡Hum!

¿No es lo qué nos pasa a todos aquellos que hablamos para nosotros mismos de viva voz?

Yo siempre había pensado que era eso, pero al menos ya no estoy sola. :) ¡Qué bien!

2:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home