martes, junio 17, 2008

LA CHICA DEL ESCANER

La chica del escaner es muy dormilona, y le gusta leer el periódico, por encimilla, cada mañana. Así que raro es el día en que llega al trabajo puntual. Pero es honrada, y siempre se queda algo más tarde de la hora de salida para compensar.

La chica del escaner lleva poco tiempo en su nuevo trabajo, pero ya se siente como en casa. Ha tenido mucha suerte, y en apenas dos meses ya ha hecho dos buenos amigos, además de llevarse de bien a muy bien con todo el mundo. No son muchos en la oficina, así que no es difícil encontrar un momento para hablar con cada uno. Siempre que va a trabajar en el escaner, bromea con R. que, sentado justo al lado, va de la extrema concentración a las bromas con impecable facilidad. Ella sabe que, a veces, habla demasiado, pero es cierto que en esta oficina no es la única.

La chica del escaner es de risa fácil, así que no es extraño oirla reir a carcajadas varias veces al día. La oficina es un sitio divertido, aunque parezca un oximoron. Por eso, ella disfruta cada día de ir al trabajo. Sabe que en cualquier momento se producirá uno de esos momentos de tensión en los que sus compis empiezan a decir tonterías y a hacer locuras, y pronto todos estaremos reunidos congestionados de tanto reir. Como ese día en que A. y E. se dedicaron a hacer lanzamiento de fregona. O ese otro en que, al no funcionar los ordenadores, los hombres se dedicaron a jugar al futbol con bolas de papel, hasta que se abueeriron y cambiaron el balón por la aerodinámica, y todos provamos nuestros prototipos desde las ventanas. La chica del escaner disfruta mucho del simple hecho de saber que, cuando hay estrés, la gente no va a gritarse, sino a reirse soltando alguna chorrada. Ya acabó bastante harta en su anterior trabajo de malos rollos, tensión y peores modos.

La chica del escaner no exactamente, claro está, la chica del escaner. Ella ayuda a los dos departamentos, el legal y el contable, en todo lo que necesitan. En realidad, se supone que la contrataron para trabajar con contabilidad, pero la realidad es que se trata más bien de una cuestodia compartida, como le gusta decir. Así, jamás tiene tiempo de aburrirse y puede ir conociendo a todo el mundo. En los casi dos meses que lleva en la empresa, ha pasado la mayor parte del tiempo dedicada a un grupo de empresas que han pedido dos bases de datos, una sólo con información de los documentos, y la otra de los documentos en sí, escaneados. Ha pasado tantas horas escaneando documentos que por eso ahora se llama a sí misma "la chica del escaner"

Zirbêth.

4 Comments:

Blogger Igrein said...

Imagino que tu eres la chica del escaner...

Que guay se ve tu trabajo... muchas veces (tal vez demasiadas) me planteo yo el cambiar el mío... bah... pero siempre me puede el miedo...

J. se ríe, dice que mi miedo es absurdo, que tardé 2 días en encontrar este y que tardaré 2 días más en encontrar otro mejor... pero yo soy así de rarita...

Un besote!!!

1:00 p. m.  
Blogger Aldebarán said...

Que bien le va a la chica del escáner. Me alegro por ella.

Cambiando un par de verbos conjugados en la primera persona del plural, el texto quedará mejor.

Un abrazo a vos y otro para la chica del escáner.

;-)

12:35 a. m.  
Blogger Peloxo G said...

Hay gente de la oficina que tb están muy contentos de haber conocido a esa chica dicharachera, cual Rana Gustavo, que procesa eses gran amor por el escáner, aunque este a veces no se porte bien contigo...

Te recuerdo que tenemos una fiesta pendiente sin gente de la oficina!!

3:28 p. m.  
Blogger Ana said...

que curioso! yo tambien me autodenomino la chica del escaner, de hecho es mi nik y nombre en redes sociales... Un saludo

11:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home