viernes, junio 13, 2008

MUELA

Pueeees... resulta que cuando mis juiciosas muelas dijeron de salir, una de ellas empezó a hacer cosas dolorosas. La de abajo, para ser concretas (sólo tengo una abajo, la otra nunca salió). La dentista me dijo que estaba torcida y que probablemente, con lo que estaba tardando en salir, las infecciones, pupas y encías inflamadas iban a ser la norma. Desesperada, me dispuse a sacármela. El dentista, marido de la dentista, me dio cita mientras, sonriente, me decía que Dios había creado las muelas del juicio para que los dentistas se ganasen la vida. Cuando la infección remitió, me fui a la consulta, me tumbé en la camilla, abrí la boca... y cuando el dentista se me acercó con el jeringuillón dispuesto a ponérmelo cual banderilla a un toro, di un salto y huí como alma que llevan los balrogs.

Mi muela, finalmente, terminó de salir. Está algo inclinada, a veces me la clavo en la mejilla, pero mi muela sigue siendo mi muela. Tardó dos años en salir, pero sólo me dio problemas un par de veces más. Supongo que iré al infierno por haberle quitado el pan a un dentista...

Zirbêth, anecdótica.

5 Comments:

Blogger Peloxo G said...

Me pareces de los peor, por dejar al pobre dentista sin el dinero de tu muela... ¿Ahora con que pagara su Ferrari?

3:01 p. m.  
Blogger Igrein said...

Jajajaja!!! Poooobre... yo tenía los dientes fatal, ya desde pequeña. Era mi mayor fallo, lo que más me avergonzaba... llegaba a tal punto que me tapaba la boca para reir, y si podía siempre sonreia con la boca cerrada.

Sufrí muchos dolores de muelas, y son lo peor. Ya tuviste valor de aguantar 2 años...

Aunque, hace un añito y poco, J. me dijo que ya estaba cansado de mi paranoia con los dientes y que si de verdad me hacían sentir tan mal, me los arreglara. Llevo ortodóncia, de esa blanca en los de arriba para que se vea menos... me queda casi otro año (en marzo que viene me lo quitan, si todo va bien) y la verdad es que, aunque tenga la boca llena de hierros, ahora sonrio con la boca abierta...

Para mi la dentista que me lleva es mi ídolo. Es quien me ha quitado mi mayor complejo. Y es lo que ella dice "Pues esperate, ya verás... aún no he acabado!!!" Jajaja!!!

Un besote!!

4:13 p. m.  
Blogger Naranek said...

¡puf! si hablamos de dentaduras mal formadas... La del juicio de arriba derecha lleva años queriendo salir, pero es tímida la pobre y no se decide a hacer compañía a la de la izqda, que salió ni recuerdo cuándo (¿2002?). Las de abajo ya se han decidido, y aunque ocupan, no salen. Media muela (al lado de la del juicio indecisa) decidió darse un garbeo para no regresar, y con tan poco sitio como hay, los segundos molares superiores están inclinados hacia adentro, los dos dientes inferiores de la derecha están en fila india... Y llevo sin ir al dentista desde los 16 años y ¡tan contento!

9:13 p. m.  
Blogger Carlos said...

Estoy de acuerdo, no debes dejar al dentista sin su Ferrari.
Ya hablaremos pero creo que puedo ayudarte en eso, no en dejar al dentista rico, sino con la muela del juicio... son mi especialidad.

Un beso, kaki

5:39 p. m.  
Blogger Eowyn Zirbêth said...

Carlos: Nooooo, mi muela es mía, sólo mía, mi tessssoroooo. Es decir, que está en perfecto estado (supongo, que no me veo yo esas profundidades bucales). Pero gracias por el ofrecimiento. Lamento no pagarte a ti tampoco el Ferrari, jajaja. ¿Por cierto, por qué me llamas kaki? ¿O te llamas a ti mismo kaki? ¿Quién es kaki? Estoy en un sinvivir. Besitos.

Igrein: yo me puse el aparato infernal ese con veinticuatro o veinticinco años, y lo tuve dos años y medio. Me tuvieron que sacar los premolares de arriba porque mi boquita no aceptaba tanto diente (pupa, pupa, pupa), pero al final mereció la pena. Tendía a estar siempre resfriada de garganta, y ahora ya no me resfrío tanto. Estéticamente, qué te voy a contar, no hay color (tenía los dientes hacia fuera y tal). Lo único es que se me quedaron los dientes algo amarillos del maldito pegamento, o eso me parece, vamos. Pero lo voy a tratar de solucionar con un precioso blanqueado.

Naranek: yo de tu boca no pienso hablar. Pero, aparte de que harías famoso a algún dentista, creo que ganarías mucho con los dientes bien arreglados y cuidados. Pero está bien que te aceptes tal como eres. Y ya imagino la cantidad de libros y cómics que te costaría el arreglo. Seguro que esa es la razón oculta para pasar del tema, jejeje.

Peloxo g: francamente, queirod, me importa un bledo. Que vaya en metro, como los mileuristas.

7:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home