martes, junio 10, 2008

DE JUSTICIA

Siempre he pensado que hay que estar al lado de las personas a las que quieres cuando alguien trata de hacerles daño, aunque no siempre haya cumplido con mi propia recomendación.

Pero también pienso que a veces hay que abrir los ojos y mirar de frente a esa persona a la que queremos, porque siendo el amor algo tan valioso, no debemos desperdiciarlo con quien no lo merece. Averiguar quien es merecedor del amor de uno no tiene muchas complicaciones, aunque a veces es jodidamente difícil conseguirlo. Porque el amor, de pareja o de amistad, es algo que surje amenudo de la más casual de las casualidades, y como una fiebre se extiende por nuestros sentidos. La medicina y la cura son siempre dolorosas, y a veces el tratamiento lleva mucho tiempo.

Para mantener nuestro amor a las personas a las que tan alegremente hemos abierto nuestro corazón, creo que no hay mejor guía que la de los valores éticos. Dentro de un margen de tolerancia y comprensión, amemos a aquellos que demuestran ser afines en valores y ética a nosotros mismos. A quienes nos devuelven amor con amor, sinceridad con sinceridad y confianza con confianza. Y neguémoselo a quienes traicionan nuestra confianza, nuestro amor, nuestra sinceridad. Neguémoselo a todos aquellos que nos hacen daño de manera reiterada, o se lo hacen a personas a las que queremos, más allá de los errores humanos y más acá de el egoismo y el interés.

Por eso, de mi vida he sacado completamente a unas pocas personas. Son muchas más a las que, simplemente, he alejado alejándome yo de ellas. Aunque por algunas de esas personas sigo sintiendo afecto, aunque no me hayan hecho daño con intención, las he alejado de mi vida por ser altamente tóxicas: de esas personas que van ensuciando todo lo que tocan, que me causan enorme deshazón, que me afectan demasiado negativamente.

Decididamente, el amor no debe ser incondicional. El amor hay que darlo a quien de verdad lo valora, no a quien juega con él como con un juguete.

Zirbêth.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Como dice el refranero(que a veces es muy sabio).

A quien te quiere, querer.

Un besin guapa

Cris

5:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Somos el conjunto de decisiones que tomamos y una de las decisiones mas importantes es con quien queremos estar. Haces bien en alejarte de las personas que no creas que te hacen bien.

10:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home