martes, febrero 15, 2005

CITA: ASÍ NOS VA...

"El cuarto fracaso lo poducen los mecanismos de género. Entre hombres y mujeres de nuestra cultura hay distintas expectativas respecto a la conversacón, lo que suele producir desajustes graves en las parejas. Leslie Brody y Judith Hall afirman que la mayor prontitud con que las niñas desarrollan las habilidades verbales las hace más diestras en la articulación de sus sentimientod y más expertas en el empleo de las palabras, lo cual les permite disponer de un elenco de recursos verbales mucho más rico. Según estos investigadores, "los chicos que no suelen recivir ninguna educación que les ayude a verbalizar sus afectos, suelen mostrar una total inconsciencia con respecto a los estados emocionales, tanto propios como ajenos".

A los chicos se les educa para la autosuficiencia y a las chicas para mantener una red de relaciones. Como señala Deborah Tannen en You Just Don't Understand, esta diferencia de perspectiva les lleva a esperar cosas distintas de una simple conversación, ya que el hombre se contenta con hablar de algo mientras qu la mujer busca una mayor conexión emocional. De hecho, un estudio en que participaron 264 parejas ha revelado que para las mujeres el principal motivo de satisfacción de una relación es "que exista una buena comunicación en la pareja". Desde el punto de vista de la esposa, la intimidad conlleva, entre otras cosas, la capacidad de abordar cuestiones muy diferentes y, en especial, de hablar sobre la relación misma.La mayor parte de lo hombres, po el contrario, no acierta a comprender esta demanda y suele responder algo así como "Yo quiero hacer cosas con mi mujer, pero ella sólo quiere hablar". Niños y niñas hablan de distintas cosas. Los niños disputan. Jugar a pelearse es divertido. Las niñas prefieren sentarse y hablar de sus cosas.

Por último, las mujeres tienden a discutir sus problemas como un método para elaborarlos. Les gusta compartir experiencias, y están más dispuestas a las confidencias. Los hombres rehuyen hablar sobre temas íntimos y tienden a oir a las mujeres que discuten problemas con ellos como si hicieran explícitas demandas de solución en vez de buscar un oyente solidario. Algo parecido sucede con las preguntas. Las mujeres parecen considerar las preguntas como medio para mantener una conversación, mientras que los hombres las consideran peticiones de información." (José Antonio Marina, La inteligencia fracasada, Ed. Anagrama 2004).

3 Comments:

Blogger .·. devon ·.· said...

// vaya, vaya...!!!

que interesante discurso, por ahí conozco a alguien que debería leer tu post antes de reclamarme que: "no tengo curiosidad o interés en su persona"... :Pdefinitivo, habrá que buscarse el libro... //

8:55 a. m.  
Anonymous odyseo said...

Me parece muy interesante el libro que citas. Ya me había hablado de él MI RIVAL. Voy a tener que leerlo, a ver si así comprendo algo....

10:44 a. m.  
Blogger Aldebarán said...

Interesante cita. De mi parte, pega casi todo... igual sirve para eso de enrumbando la navegación interior.
Gracias

9:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home