lunes, noviembre 08, 2004

ME CAGO EN...

Quién me mandaría darme otro garbeo por el periódico. Con lo que estaba disfrutando mi mayonesa casera y los precongelados que en ella baño.

Un chaval se suicida en la zona cero por causa de la reelección de Bush, y Zapatero coje y firma con el canciller alemán un contratillo para construir más de doscientos tanques. Más dinero español dedicado a matar, porque no nos engañemos, los tanques no son carros de feria, son armas, son vehículos donde el que mata se esconde y no ve la cara de aquellos a los que mata. Donde, probablemente, tampoco ve venir su propia muerte cuando esta llega. Me imagino a un montón de tipos con un mando en la mano y los ojos vendados, mientras suena alguna canción que habla de amor y sexo. "No perdáis el ritmo, chicos, no perdáis el ritmo..."

Me viene a la cabeza una frase que he visto varias veces repetida en The Winter King, indefectiblemente tras la muerte a manos del protagonista o algún amigo suyo de alguien en batalla, o en situaciones más vergonzosas: "Has, hecho, bien, chaval, era tu obligación, eres un buen hombre...". Me pone enferma. Y, todavía, en esas batallas a espada, de dos tipos enfrentándose y corriendo riesgos similares... Pero no, "hemos mejorado tanto con esto de la civilización, que ahora no tengo que correr el riesgo de que el contrario sea más rápido o más fuerte. Yo aprieto el botoncito mientras sigo escuchando esa cancioncilla que me recuerda a las pasadas vacaciones con mi novia...".

Tranquila, Zirbêth, no te sulfures. Recuerda que para eliminar la violencia como medio, hay que ofrecer a los humanos algo a cambio, un medio más eficaz, más efectivo. Claro, que la ley del mínimo esfuerzo juega en contra de ese planteamiento...

Zirbêth, indignada.

1 Comments:

Blogger Bo Peep said...

En mi caso cuando empiezo a cagarme en todo lo cagable y sigo y sigo, me paro y pienso que siempre nos quedará la música (Bach y Jordi Savall, ahora).
Besos.

5:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home