lunes, marzo 03, 2008

EL MÁS DIFÍCIL TODAVÍA

¿Sabéis aquello de que sólo hay una cosa más tonta que un obrero de derechas, y es una obrera de derechas? Pues aún hay algo que lo supera: una obrera inmigrante* de derechas.

Zirbêth, flipando con lo que se encuentra en esta vida a veces...

*Por supuesto, no me refiero a los ingleses, alemanes, etc. que viven en la costa española a cuerpo de rey, sino a esos que tanto se esfuerzan por meter bajo la alfombra, usar de arma arrojadiza, pero a los que se dejó pasar indiscriminadamente a fin de bajar el precio de la mano de obra en España.

4 Comments:

Anonymous Lothi said...

Yo tenía una compañera peruana que, además de ser mujer, de mediana edad, con ascendencia indígena, obrera, inmigrante y de derechas, se declaraba racista. Lo tenía todo, la mujer...

6:07 p. m.  
Blogger De Valk said...

Si asumimos que cada cual vota lo que percibe que le conviene, quien considere que su situación actual, o sus posibilidades de futuro, exceden a la "linea de flotación" que garntiza el estado del bienestar, querrá un gobierno garantista, mientras que se perciba asi mismo como bajo la media preferirá un gobierno intervencionista. Si esta señora percibe que su familia puede prosperar en un futuro por encima de la media es normal que quiera lo primero. Por supuesto puede que se equivoque en su percepción, como todos, pero asumir que un tercero sabe lo que le conviene mejor que ella es bastante difícil de sostener. Seguro que ella tiene mucha más información de sus circunstancias y sabe mucho mejor cuales son sus metas.
En realidd Eowyn me sorprende bastante que asumas que por ser mujer e inmigrante le tiene que ir mal. Y me sorprende bastante más en ti que insultes a alguien por opinar distinto. No existe una verdad, y menos en algo tan personal como las aspiraciones de cada cual

7:16 p. m.  
Blogger Eowyn Zirbêth said...

Dado que no hablo de nadie concreto, sino de ese margen de inmigrantes mujeres explotadas y malpagadas que en este país, incluso aunque pagan impuestos, viven, etc., el PP quiere que asuman no sé que estúpido contrato de alcanzar un estado de españolismo, dado que no tienen categoría de ciudadanos para el derecho al voto, pues sí, me parece absurdo que prefieran a una derecha que primero les dejó entrar para explotarles directamente y a nosotros indirectamente, al abaratar los sueldos de los trabajadores, que a una izquierda que les regularizó y les dio derechos (no todos) acordes con sus obligaciones, aunque la izquierda antecesora fue la que abrió la puerta a la inmigración masiva, que tan lucrativos resultados ha dado a las grandes empresas de todas las nacionalidades que se nutren de los mal pagados trabajadores (de todas las nacionalidades, también).

Y sobre sus percepciones, la cosa es que uno no ha de guiarse por percepciones. Ha de guiarse por hechos. Los hechos demuestran que la polítca de derechas, más o menos radical, llevada a cabo por PSOE y PP alternativamente, esa que llamas conservadora, mina, destruye y engaña a la masa de la población y sólo beneficia de verdad a quienes ponen la pasta, mientras que quienes trabajan cada vez tienen menos poder adquisitivo, menos derechos y están más entrampados.

La mal llamada política conservadora es la que más deteriora el mal llamado estado del bienestar, y la prueba es que tras 8 años de intenso conservadurismo, durante el cual se produjo el boom inmobiliario y el crecimiento salvaje de la economía en las grandes cifras pero el empobrecimiento paulatino de las más de andar por casa, con una escalada de precios en la vivienda, las hipotecas y el resto del consumo que para nada ha llevado aparejado una subida de los sueldos (salvo de los empresarios y accionistas, que pese a la muy cacareada crisis han seguido teniendo unos beneficios astronómicos, salvo excepciones), el Gobierno actual (que también la ha cagado, pero al menos trata de hacer políticas sociales de vez en cuando) está recogiendo sus podridos frutos que, curiosamente, la derecha no ha dudado un segundo en utilizar contra ellos. En política y en economía, como con la investigación de medicamentos, los resultados de verdad no se ven hasta pasado un tiempo: y el resultado de esa política que la supuesta inmigrante percibe como la mejor para ella es la que la tiene en España trabajando por una mierda, pero que en su país, saqueado por el capitalismo de occidente y muchas veces gobernado desde la sombra por esos mismos capitales occidentales, ni siquiera alcanzaría.

Llamar al capitalismo voraz política conservadora es una de las grandes manipulaciones del lenguaje, es decir, mentiras, de nuestro tiempo. Y a esa señora le diría que leyese, que fuese crítica, pero el sistema es cojonudo y hasta esa opción de usar el sentido crítico se lo ha manipulado y quitado de una tacada: si no tiene tiempo más que para trabajar para pagar la hipoteca, pocas ganas le van a quedar al llegar a casa de ponerse a buscar información de muchas fuentes para contrastar.

Y sobre lo de insultar: te aprecio mucho, pero decirme que soy mala por expresar una opinión en contra de otra no cuela. Las personas son muy respetables, las opiniones no. Si acaso, los buenos argumentos...

8:03 p. m.  
Blogger Naranek said...

Eso lo comentaron bastante bien en el jueves de la semana pasada, con el cómo vota la mayoría de la gente. Que si te ascienden tienes que votar a derechas, que si eres obrero de a pie tienes que votar a izquierdas, que si te metes a taxista otra vez a la derecha... Una forma muy buena de explicar el borreguismo de mucha gente (¡y no estoy mirando a nadie!)

Claro que también conozco el caso contrario (que me sorprendió sobremanera) de un familiar bastante bien situado, pero que considera que lo justo es lo justo. Aunque vaya en contra de sus intereses, si nos ceñimos exclusivamente a lo económico.

1:16 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home