sábado, enero 05, 2008

AGENTES CONTAMINANTES

En todos los ambientes uno se encuentra, por más que intente evitarlos o ignorarlos, agentes contaminantes. No me refiero a la asquerosa espumilla marrón en las playas, ni a la basura de los bosques. Me refiero a esas personas que, sistemáticamente, ensuncian con sus gestos y palabras el ambiente en cualquier actividad en grupo.

Hace años me fui de una lista de correo que frecuentaba y en la que quería estar porque acabé harta de esos agentes contaminantes. Aunque más tarde decidí darle una nueva oportunidad, la verdad es que esos mismos agentes contaminantes siguen ahí y hacen que leer la lista sea bastante desagradable hasta cuando la entrada original es inocua o incluso de buen rollo. No hablemos ya si se trata de algún tema polémico.

Me repatea el elitismo de pacotilla por el cual, porque alguien lleva más años en el grupo, habla en tono más erudito, supuestamente sabe más de literatura, historia, etc., se siente con derecho y autoridad para tratar con absoluto desprecio a algún contertulio de los que llamaré "caídos en desgracia". Es curioso como ser un poco bocazas, por ejemplo, parece dar derecho a esos agentes contaminantes a maltratar en la lista a base de insultos más o menos velados, agresividad sin disimulo y ninguneo masivo. Si la víctima osa defenderse, que se prepare: el ataque se hará más virulento y, encima, probablemente se tratará y conseguirá dejar de mala a la víctima.

La cosa llega a tal punto a veces que si para tratar de calmar una polémica que se está desmadrando alguien que no sea de esa élite de pacotilla envía un mensaje conciliador, es atacado y ninguneado, nuevamente, por los señoritos cortijeros del grupo. Mientras tanto, la gran mayoría del grupo prefiere ni abrir la boca: total, ¿para qué? ¿Para que te ataquen? ¿Para que pisoteen tu opinión? ¿Para darle a esos maleducados oportunidad de seguir machacándo a todo el mundo?

No sé. En mi caso, sencillamente esa gente ha ido manchando y denigrando algo que empezó siendo muy hermoso y mágico para mí, por lo que mi afecto al grupo ha ido disminuyendo poco a poco hasta llegar un punto en que casi no me importa nada lo que pase...

No, eso no es cierto. Si no, ¿por qué estaría yo escribiendo esto ahora? ¿Por qué me siento tan tentada a mandar un mail (acabo de hacerlo) a la lista planteando esta misma cuestión? Porque, aunque esté harta, me haya distanciado del grupo, etc., me sigue importando. Y me indigna.

Zirbêth.

4 Comments:

Blogger Eleder said...

¿Lo puedo firmar yo también, palabra por palabra?

2:37 p. m.  
Blogger Eowyn Zirbêth said...

Desde luego. Y añade la hipocresía y el cinismo a la lista.

9:55 a. m.  
Blogger Eleder said...

Ya he visto, ya :(

11:12 a. m.  
Blogger Azelaïs de Poitiers said...

Uhmmm ¿habláis de soctolkien o sólo me lo parece?

12:29 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home