viernes, diciembre 28, 2007

¿SOLIDARIDAD O BOICOT?

Ayer volví a currar tras la baja de más de una semana por la neumonía. Los mismos días, o casi, que llevan los limpiadores del metro de Madrid de huelga. La verdad, me lo esperaba incluso más sucuio. La gente parece que se está cortando un poco, que no está tirando tanta mierda como suele tirar. Los servicios mínimos creo que sólo se están ocupando de los vagones, así los pasillos y andenes es donde se está acumulando la mierda estos días.

Me considero afortunada: no he visto todavía ninguna vomitona. Hay muchos restos de periódicos gratuitos, envoltorios de comida, algunas latas vacías, tikets de metro. Resto de haberse derramado bebidas, también he visto. Pero, lo dicho, me lo esperaba bastante peor, sobre todo después de haber leído en la prensa que olía mal y tal. Yo no he olido nada raro, aunque teniendo en cuenta que tengo la nariz atrancada, tampoco os fiéis de mi olfato. Desde megafonía, metro pide la colaboración ciudadana para evitar que se nos coma la mierda. Parece que está funcionando.

Ayer mismo, se me rompió una uña y me deshice de ella en el metro. Por la mañana me guardé en el bolsillo un envoltorio de no sé qué, para tirarlo en una papelera de la calle, y tampoco me deshice del periódico gratuíto que me había agenciado. Pero la uña sí que la tiré al suelo. ¿Por qué no me tomé la misma molestia que con el envoltorio y el periódico, me diréis? Pues no, no fue porque una uña me pareciese insignificante. Es que le llevaba dando vueltas en la cabeza todo el día a la idea de que, contribuyendo a no ensuciar, en cierto modo le estamos jodiendo la huelga a los trabajadores de limpieza del metro.

Habitualmente, los madrileños ensucian el metro que es una barbaridad, por lo que, si no se limpia varias veces al día, las estaciones se vuelven auténticos estercoleros. La huelga le da poder a los trabajadores precisamente porque es asqueroso viajar en metro con todo lleno de mugre, porque la imagen de la ciudad queda por los suelos (más aún), porque los usuarios llegan a un punto en que prefieren usar otros medios de transporte. La huelga es una medida de presión para intentar mejorar las condiciones laborales de estos trabajadores, una medida extrema. Así que, si los usuarios dejamos de ensuciar como habitualmente hacemos, en cierto modo les estamos boicoteando la huelga, ¿no? Si estos once días hubiesemos seguido tirando la mierda habitual, probablemente las estaciones de metro estarían a estas alturas como la estación espacial de la peli El quinto elemento: hasta arriba de de mierda, y la presión que lograrían los trabajadores sería mucho más significativa.

Como, frente a la patronal, los trabajadores deberíamos estar unidos, propongo que seamos tan guarros como acostumbramos a ser y que no nos cortemos un pelo a la hora de soltar todo tipo de desechos en el metro. ¡Ganaremos todos! Dado que el espacio es finito, los días en que se podrían dejar sin limpiar las estaciones serían menos si mantenemos el ritmo habitual, por lo que probablemente lleguen antes a algún acuerdo. Los trabajadores perderían menos días de salario, conseguirían sus objetivos antes, la huelga duraría menos y el metro estaría más limpio que antes de la huelga (un currante feliz es mejor currante).

Así que, ya sabéis. A ensuciar sin complejos. Todo sea por un mundo laboral mejor.

Zirbêth.

1 Comments:

Blogger Urobros said...

Hi,

pues sí señora, mucha razón llevas. No obstante no sé porque suele pasar eso, cuando no deberíamos ser "no cochinos" dejamos de serlo y viceversa. Si es que el ser humano funciona al revés.

En fin, un saludo.

PD: Después de leer algunos artículos esta mañana sobre el estado del metro por la huelga, si tengo en cuenta lo que tu dices, son muy exageradas. No he podido evitar pensar: "manipulación".

Un Abrazo primita.

PPD: Me alegro de que estés mejor...

7:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home