lunes, diciembre 17, 2007

ZIRBÊTH, GO HOME!

Eso mismo, pero en cristiano, es lo que me ha dicho mi jefe, harto de oirme toser, de no entenderme cuando le hablaba y de que gastase el papel higiénico de la empresa empapando mis irreductibles mocos. ¡Vete a casa, Zirbêth! Como soy una niña buena y obediente, y me duele desde los oídos hasta la boca del estómago como si me hubiese dado por comer y respirar cristales, según he fichado he puesto la directa a casa. En media hora, la médico (¡Atchús!) me dirá lo que me tenga que decir (¡atchús!) y yo me volveré a casita, me tomaré lo que me haya recetado y me meteré en la cama a sudar la fiebre que me está subiendo por momentos. Y a intentar no toser, porque resulta dolorosísimo...

Zirbêth, pocha.

2 Comments:

Blogger Urobros said...

Simplemente: ¡MEJÓRATE!

Un Abrazo.

Bye.

10:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Zumo de limón con miel¡¡¡¡¡¡

Es mano de santo.

9:17 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home