domingo, diciembre 09, 2007

LA NAVIDAD SE HIZO PARA JUGAR A DIABLO II

Sí, señores. Según se acercan tan familiares, consumistas y empalagosas fiestas, a mi me crecen unas ganas locas de jugar a Diablo II. Mientras mi madre empieza a pensar en cómo colocar el nacimiento, Pedro en cuántos jamones va a comprar y todos, en general, qué demonios vamos a regalar a nuestros seres queridos, yo noto una especie de cosquilleo que empieza en la base de la columna (por una vez no es la ciática) y se extiende hasta alcanzar las puntas de los dedos. Es tiempo de Diablo II.

Desgraciadamente, mi ordenador no me deja jugar. No sé qué le pasa, pero aunque al instalarlo dice que todo o.k., cuando le doy, babeando de felicidad, a jugar, me sale una imperterrita pantalla negra que frusta todos mis maravillosos planes de matanzas, saqueos y... más matanza.

Así que, si alguien sabe de ordenadores lo suficiente como para entender al sieso de mi PC, le estaría etérnamente agradecida si se diese una vuelta por Aranjuez (paseo por los jardines y cerveza incluídos en la oferta) y me lo ajustase para que mis instintos asesinos navideños no queden frustrados.

Porfi, porfi, porfiiii.

Zirbêth, con el índice nervioso.

1 Comments:

Blogger Aldebarán said...

Esta vez que quedaré mal. ¡Qué miseria que no hayan inventado todavía la teletransportación!


Pensativo....

4:56 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home