martes, octubre 09, 2007

FRAGILIDAD

Estoy bien, se acabaron los malos tiempos. Pero aún sigo frágil. Las heridas se han restañado, pero aún necesito recuperar plenamente mis fuerzas. Últimamente estoy haciendo un gran esfuerzo y, me temo, me sobrelimitado. Puedo con el curro, puedo reiniciar mis relaciones sociales, pero todo con medida. Como el curro son tantas horas y en continuo aprendizaje, necesito al salir irme a casa y relajarme. Incluso el fin de semana me apetece más quedarme en casa leyendo, pasear por los jardines o ver pelis en casa que salir por ahí. Salir un rato, sí, vale, pero tranquila, en plan paseo. Nada de grandes eventos (aunque reuno energías para un rol en vivo, pero eso es otra cosa), de salir de marcha nocturna ni nada parecido. Y, sobre todo, nada de exponerme a malos rollos. Se ve que aún no me sé proteger bien, porque estar con alguien negativo mucho tiempo me afecta demasiado. Se me desboca la empatía y hago míos sin darme cuenta los problemas y tristezas de los demás. La resaca emocional, me la como yo solita. Me quedo débil, y me siento frágil, vulnerable. No me puedo permitir esos lujos ahora mismo. Por eso, he de concentrar mis energías en el trabajo y en terminar de recuperarme. Lo siento si eso significa prodigarme poco con mis amigos. Ya vendrán tiempos mejores. Sobre todo, cuando me cambién el horario y salga del curro a las seis o seis y media. ¡Qué ganas ya!

Zirbêth.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Ainssss


bueno, pues durante una temporada pegate a la gente positiva y "empapate" de ellos.

Y sobre todo no seas tan "analitica" tienes que aprender a ver lo que te cuentan desde fuera, no te impliques. Escucha, ayuda, pero no hagas tuyos los problemas que no son tuyos.

Un besazo guapaaaaaaaaa

11:01 a. m.  
Anonymous Vicent said...

Hazte más humana, o sea, egoista.

12:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home