domingo, octubre 07, 2007

CHOLLO EN EL MERCADILLO

Como si de manera consciente quisiese seguir los consejos de una señora que me encontré el otro día en la parada del bus, ayer sábado me desperté tempranísimo para ser fin de semana, a eso de las ocho y media, y tras desayunar y ojear la prensa, me llevé a mi mami al mercadillo. Aquella señora, de quien no sé ni su nombre, me aseguró que en el mercadillo se encuentran cosas estupendas, pero que hay que saber buscar bien y, sobre todo, ir temprano.

En efecto, a poco de llegar vimos un hervidero de gente en un puesto donde el vendedor gritaba y voceaba las excelencias de su mercancía. Miré y vi colgado un jersey blanco con un floripondio y le dije a mi madre que aquello parecía de Ágata Ruiz de la Prada, y en ese mismo instante el gitano coreó mi afirmación estentoreamente: "¡Ágrata de la Praga!". Allá que nos fuimos mi mami y yo, a bucear entre las señoras y la ropa revuelta.

Todo lo que allí había era ropa del Corte de Mangas. Reconocí las marcas, las etiquetas y hasta prendas concretas que he visto al ir allí. Cinco minutos más tarde nos habíamos hecho de tres camisas, un jersey y una falda. Las camisas rondaban los sesenta euros, la falda los cincuenta y el jersey costaba la friolera de noventa y siete euros... en el Corte de Mangas, claro. Allí, cada prenda nos costó diez euros.

Robado, todo robado. Fijo. Y todos como locos a hacernos con nuestra parte del botín. Nadie denuncia ante la poli que por allí pasea el evidente hecho delictivo. Ni locos. Es un chollo eso de pagar por esa ropa lo que en realidad nos gustaría pagar y, muchos sopechamos, en realidad vale.

¿He contestado a tu pregunta, Eleder?

Zirbêth.

1 Comments:

Blogger Eleder said...

Totalmente.

XD

1:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home