viernes, abril 22, 2005

BAILAR Y SOÑAR

Desde que, en el 2002, participé por primera vez en un taller de bailes de la Sociedad Tolkien Española, ningún otro tipo de baile me llena. Son bailes en grupo, en plan medieval, donde primero alguien se inventa y nos enseña el baile y luego lo vamos practicando hasta aprenderlo. Y todos dando saltos. Alguna vez me he quejado de que los tíos, en España, rara vez bailan (y casi mejor, porque vamos...). Pero en estos bailes acaba participando hasta el más tímido y reacio. Son divertidísimos. Y más efectivo que ninguna clase de aerobic a la que yo haya ido.

Ayer por la tarde, participé durante unas dos horas en uno de estos talleres de baile. Y, aparte de reirme, sudar, reirme más y achucharme con mis amigos (darnos abrazos y esas cosas, vayan a mal pensar), llegué a casa con la sonrisa en la cara y agotada. Así que he dormido como una bebé (sobrealimentada, vale). Y he soñado con que, dando un paseo, me encontraba con Carlos Pascual y hablábamos de nuestras vidas, de cómo nos iba y tal, y me contaba que era papá de una niña. Ha sido un paseo muy agradable por un Madrid peatonal lleno de fuentes y plantas.

Lo único que no me convencía era que yo tenía el pelo corto, aunque el vestidito blanco vaporoso molaba mucho. En fin, nada es perfecto.

Zirbêth.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Por favor, la próxima vez que te encuentres con Carlos Pascual le pides que por favor me arregle la chapuza que me han hecho los de asisa en la dentadura. Tu madre

4:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home