martes, noviembre 06, 2007

CANSANCIO Y SATISFACCIÓN

Estoy un poco plof, pero creo que es purito cansancio. Los roles en vivo son agotadores. Por eso, aunque da mucha pena que se acaben, despedirse de los amigos y volver a casa, la verdad es que se agradece esa ducha pospuesta y el hecho de no pasar frío por la noche y dormir a gusto. Dormir en una cama limpia, cómoda, calentita...

La partida ha sido genial. Realmente sentí que estaba en Poniente y que yo era uno de los personajes de Martin. Me dieron ganas de escribir un relato de las andanzas y enviársela al autor... Es lo que tiene la adrenalina. Tengo unas ganas locas de que continúe, y no se me ocurre mejor escenario que Colmillo Dorado y la boda de mi hijo.

La familia Boggs es un ejemplo de familia unida y bien avenida. Una familia donde las mujeres son fuertes, valientes y orgullosas. Una familia que hará todo lo que tenga que hacer por la supervivencia y prosperidad de su familia.

De la partida, el fallo ha sido la confusión en el torneo de las sirenas. La idea original ha quedado "desnatada", me temo. La idea original es que las más altas damas de todos los reinos debían competir entre ellas por ver quien hacía más conquistas amorosas, pero conquistas rematadas. Del mismo modo que no tendría ningún mérito que los torneos entre caballeros fuesen a toques sin arriesgar la vida, tampoco lo tiene el coseguir una prenda de un caballero: había que correr el riesgo de perderlo todo, incluso la vida, al tratar de conseguir cuantos más amantes fuesen posibles entre los más nobles caballeros y señores. Desgraciadamente, las reglas no dejaban este punto claro en ningún sentido. Quienes lo leyeron por primera vez entendieron que la cosa iba sólo de coquetear; quienes habíamos participado en la creación de la idea, pensamos que seguía como originalmente, sobre todo porque, como he dicho, sólo tontear y conseguir que llevasen tu prenda no tenía ningún mérito. Había que arriesgar la posición, el honor, la vida.

Fuera de partida, la noche del viernes fue estupenda. Me lo pasé pipa con Aaron, Vanessa, Berti y todos los demás. Golfeé y gamberreé más allá de lo que podía imaginar. ¡Y gané el trono en el torneo!* El sábado, claro está, ya no iba tan sobrada de energías, así que me fui a mirar las estrellas y a charlar y dormir con un nuevo amigo. Estaba sóla en una cabaña y se vino a hacerme compañía. Lástima que no confiase más en mí, porque le habría venido muy bien. Por el lado negativo, el infantilismo, los celos y la grosería de algunas personas. Y una pequeña gran decepción que aún deja un regusto amargo en la memoria.

Mis amigos más cercanos, o debería decir amigas, fueron lo mejor. Incluso aunque yo me perdiese y me fuese por mi cuenta a hacer amigos, a perderme, como hago siempre. Y, no me cansaré de decirlo, mis familia, los Boggs, marido, hijo, hijas adoptivas y guardaespaldas, han sido increibles. ¡Cuánto los voy a echar de menos!

Zirbêth, de vuelta.

*Explicación: en otro post XD

1 Comments:

Blogger Urobros said...

Hola,

Me alegra muucho ver que te lo has pasado tan bien, después de leerte y haber hablado contigo por messenger (estos dos hechos sucedieron cronológicamente en orden inverso al que los he listado) me dan ganas de ir a un Rol en vivo. La verdad que es algo que me tengo en mente hacer desde hace algún tiempo. Buscaré por mi provincia a ver si hacen alguno (que se que los hay) y sino, después de que pase esta tormenta, tener que estudiar pa las opos) me para bien o para mal, a ver si encuentro alguno de mi agrado y allá vamos :)

PD: Ya te iré pidiendo que me mantengas informado

9:33 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home