viernes, octubre 19, 2007

ESTÁ BIEN, LO RECONOZCO

No me importaría tener pareja. A veces llego a casa y echo de menos eso de que te den las buenas tardes o noches con un beso, te tengan la cena preparada, te escuchen mientras cuentas cómo te ha ido el día. Que mientras te duchas te recojan lo de la cena y, al ir a la cama, tengas el pijama listo, la cama calentita y tu libro en la cabecera, porque lo han sacado de tu bolso y lo han dejado listo para ti. Además, no te tienes que preocupar de preparar la comida ni la ropa para el día siguiente, porque está todo listo ya. Que al verte cansado te den un masaje relajante y desestresante, y que si te apetece sexo, estén allí, en posición de firmes, esperándote. Como estás agotada y te quedas dormida, te apagan la luz y, si te da sed o hambre de noche, en un salto te traen agua y un dulcecito para matar el gusanillo.

Lo dicho. No me importaría tener pareja... perfecta.

Zirbêth, desternillada.

1 Comments:

Blogger Azelaïs de Poitiers said...

Juer, pues yo pasaría hasta miedo, jajaja. Qué agobio ¿no? ¿qué hay del una de cal, otra de arena?

11:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home